A pesar de que su materia favorita son las matemáticas, María Camila Alonso Hurtado, es muy buena en la materia de educación física, y entre risas cuenta que "mis compañeritos siempre se ponen celosos, porque soy la primera de clase". A sus 10 años de edad "Camilita", como es popularmente conocida por sus amigos, lleva casi cuatro años jugando fútbol y siendo parte del programa SOMOS y la fundación Colombianitos.

Nativa de la localidad de Bella Flor en Ciudad Bolívar, de Bogotá, la posición de Camilita en la cancha es bajo los tres palos, por lo que además de jugar futbol ha aprendido el valor de la responsabilidad. Lo que empezó como un "refuerzo escolar" antes de las clases del colegio, terminó en los entrenamientos de fútbol, que hoy se han convertido en su pasión.

Confiesa que su parte favorita del entrenamiento son los juegos, pero "desde hace dos años, nos incluyeron el tema de los valores y compartir con los demás niños, con mis amigos, y eso también lo disfruto mucho", refiriéndose al uso de la metodología de formación del programa SOMOS, enfocada en la enseñanza de valores y el desarrollo de habilidades para la vida a través de la práctica deportiva.

Camilita afirma "cuando sea grande quiero ser doctora. Y el fútbol me ha ayudado mucho porque me ha hecho más fuerte, y me conozco más. Si me caigo, me levanto y no pasa nada, y los doctores tienen que poder hacer eso".

Aprendizaje más allá de la escuela

Camila opina que "Lo que aprendo en Colombianitoses distinto que lo que aprendo en el colegio, porque aquí (en la fundación) nos enseñan valores y habilidades. Allá nos enseñan otras cosas, como por ejemplo ciencias y español".

A pesar de haberse paseado por valores como la tolerancia, la honestidad, el sentido de pertenencia y otros, a Camila, el que más le gusta es el respeto: "porque si uno respeta a los demás ellos nos van a respetar, y eso es muy importante y bueno para mí, porque en el futuro eso es lo que hace mejor a las personas".

De los entrenamientos que toma religiosamente junto a su hermana, por dos horas de lunes a jueves, lo que más le gusta es compartir, "compartir valores, aprender las cosas que la profesora Carolina nos enseña y ser cada día mejor en el entrenamiento".

Adicionalmente, se muestra como líder dentro de los jóvenes con los que practica, por lo que recientemente entró a un programa especial de la Fundación Colombianitos llamado:Jóvenes Agentes de Cambio.

El programa agrupa aquellos perfiles que demuestran un interés y compromiso mayor en los entrenamientos. A partir de los diez años los niños pueden verse inmersos en el programa que tiene 3 niveles: Aprendiz, experto y monitor líder graduado. Éstos jóvenes se vinculan a futuro con la organización como asistentes de entrenadores, asistentes administrativos, entre otras posiciones, lo que representa un nuevo mundo de oportunidades e inclusión para ellos.

UNA INICIATIVA DE
EN ALIANZA CON